• Sin categoría

Manu Ginóbili – Gracias por tanto

No existirán palabras para agradecer todo lo que hizo por Argentina. De más está decir que sólo existen elogios para el mejor jugador de básquet de todos los tiempos.

Desde sus inicios en Bahía Blanca hasta su llegada a la NBA ha sorprendido a todos los argentinos, siempre dando un poco más de lo esperado. En definitiva, un ícono del deporte que deja un legado.

Manu Ginóbili – Gracias por tanto

Desde sus comienzos Manu ya mostraba un talento innato, ya destacaba por sobre sus compañeros dentro de su equipo. La gloria lo acompañaba y mantenía en lo más alto del nivel deportivo, es por ello que él sin haber logrado aún ningún campeonato, ya se sentía importante.

Manu Ginóbili – Un ícono del básquet nacional

Tanto Emanuel como la generación dorada conformada por Oberto, Escola, Pepe Sánchez, Delfino, Nocioni y demás leyendas del basquet nacional dieron alegría a todos los argentinos. Siempre dando hasta el último respiro en cada segundo dentro de la cancha, inspirando a otros jóvenes a practicar y sentir este deporte como único.

Manu Ginóbili – Un temperamento para envidiar.

El bahiense nunca dejó de entrenar, desde su debut en la liga nacional de basquet, sus trofeos en Europa y su paso por la NBA nunca se dió por vencido. Este atributo es lo que determinó el temperamento de Manu, todo lo que cualquier ser humano creería imposible, él logró conseguirlo. Ganarle a EEUU con la generación dorada fué parte del espíritu y todo aquello que Emanuel contagiaba a sus compañeros.

También te podría gustar...